Blog de staminUP

Colnago, la marca del as de trébol.

Colnago, la marca del as de trébol.

Hoy hablaremos de Ernesto Colnago, todo un personaje dentro del deporte de la bicicleta, cuya vida está estrechamente entrelazada con la historia del ciclismo italiano y mundial. El pasado 9 de febrero cumplió 90 años. Un hombre cuyo talento dio origen a las bicicletas más veloces de la historia del ciclismo en ruta.  Colnago es al ciclismo lo que Ferrari es a los coches deportivos.

Nuestro personaje nació en Cambiago, cerca de Milán, en 1932 en el seno de una familia de granjeros; por esas casualidades de la vida comenzó a trabajar a los 13 años, como soldador, en Gloria, fábrica de bicicletas con sede en Milán. Pero el gusanillo del ciclismo hizo mella en él y pronto comenzó a participar en carreras; pero desgraciadamente en 1951 se fracturó una pierna, motivo por el cual tuvo que dejar la competición.

Un año después abrió su propio taller, en Vía Garibaldi nº 10, en su pueblo natal, construyendo su primera bicicleta en 1954. De manera fortuita conoció al ciclista Fiorenzo Magni, y conversando con él, Magni le comentó el dolor que le provocaba el ejercicio en su pierna. Colnago estudió el problema, indicándole que las bielas de su bicicleta están mal montadas y fijándolas, resolvió el problema. Magni le reclutó para formar parte del equipo técnico (mecánico suplente), del equipo Nivea, ganando Magni el Giro de ese año (1955). Desde ese momento Colnago pasó a ser mecánico oficial tanto del equipo Nivea.

La mente de Colnago no paraba de pensar en mejorar el rendimiento de las bicicletas, diseñando un logo de su empresa con un águila y una flecha. En 1956, en su taller dobló en frío los tubos de la horquilla de la bicicleta para mantenerlos elásticos. A lo largo de los años Colnago siempre estuvo detrás de los mejores ciclistas del mundo, realizando bicicletas personalizadas.

Cuando vio competir al jovencísimo Gianni Motta, que por aquel entonces tenía 16 años, se dio cuenta de que estaba ante un gran campeón y le ofreció su ayuda técnica y su prototipo de bicicleta. Motta ganó el Giro de Lombardía en 1964, fue tercero en el Tour en 1965, y ganó el Giro en 1966. Desde el año 1964 hasta 1973 fue el mecánico oficial del equipo de la Selección Italiana. Poco a poco iba subiendo peldaños.

En 1967 Colnago entró en la vida deportiva del magnífico Eddy Merckx «El Canibal», integrante del equipo Molteni, diseñándole las bicicletas que le llevaron al podio, personalizándole su bicicleta al colocar el nombre del belga en el tubo inferior del cuadro. Colnago ya no era el simple mecánico de bicicletas de sus comienzos, era un verdadero diseñador de bicicletas campeonas. En 1970 cambió su enseña, creando el famoso logotipo del as de tréboles, reconocido por todo el mundo. En 1972 le diseñó a Merckx una obra maestra, la bicicleta que le llevó a ser el ganador del récord de la hora en el velódromo de Ciudad de México, bicicleta de pista con un bastidor de acero especial, una cadena hecha a mano y que apenas pesaba 5,75 kg.

En 1974, dejó el equipo Molteni, formando parte del Scic de G.B. Baroncehelli, entrando por la puerta grande del mundo del ciclismo profesional, apareciendo su logotipo en bicicletas y culotes. Colnago dejó de acudir como mecánico de equipos al Giro y al Tour, comenzando a patrocinar grupos italianos.

En los años 80 un hecho cambia el panorama ciclista, en plena Guerra Fría, Colnago pasó el Telón de Acero y comenzó a trabajar para la selección de ciclismo de la Unión Soviética. En ese mismo año esta selección ganó el oro de la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Moscú, volviendo a ganar en Seúl 88 con la República Democrática Alemana. Los años 80 fueron años de innovación para nuestro personaje, ya que comenzó a colaborar en 1986 con Ferrari, de esta unión surgió la Colnago Concept, realizada en carbono y con técnicas sacadas de la fórmula 1 (frenos hidráulicos, horquilla recta, cambio integrado en el eje pedalier, ruedas de carbono). Estas innovaciones sentaron las bases de las futuras bicicletas de fibra de carbono de Colnago.

En los años 90 dos marcas de bicicletas sobresalieron en el panorama ciclista: las Pinarello del gran Miguel Induráin; y las Colnago de Tony Rominger, eran las marcas más competitivas del momento, y con ellas ambos alcanzaron grandes triunfos.

Actualmente fabrican entre 14 y 15 mil cuadros anuales, tanto de carbono como de aluminio. Los cuadros se sueldan o encolan en la ciudad de origen, Cambiago; y se pintan en Pisa, para luego volver a Cambiago y terminarlas. La marca Colnago sigue siendo la bicicleta de carretera más codiciada por su fácil manejo, así como la de montaña.

En el año 2020 la empresa Colnago fue adquirida, por una empresa de inversiones con sede en Abu Dhabi: Cimera Investments LLC, aunque el emblemático Ernesto Colnago siguió trabajando en la marca.

Como colofón deciros que Ernesto Colnago fue un innovador tecnológico incansable y un empresario de gran intuición, desde que comenzó su andanza por el mundo del ciclismo no ha dejado de mejorar sus bicicletas, con las que han corrido y triunfado los más grandes del ciclismo mundial. Fue y sigue siendo un innovador, haciendo cambios radicales en los diseños que hasta ese momento existían, dando a sus modelos un aspecto inconfundible.

Como decía el mismo en una entrevista: «Hice el Giro de Italia 25 veces como mecánico del equipo y aprendí a escuchar a los ciclistas y luego a construir sus bicicletas. Cuando pasas años con un perfeccionista como Eddy Merckx, aprendes a hacer todo». Colnago fue el primero en experimentar con el carbono, en integrar el freno de disco en la bicicleta de carbono, en probar la horquilla recta…

Si tienes una bicicleta Colnago, no dudes de que tienes un pedacito de la historia del ciclismo entre tus manos.