Blog de staminUP

La carrera hacia la igualdad: Katherine V. Switzer

La carrera hacia la igualdad: Katherine V. Switzer

Queremos contarte la historia de Katherine V. Switzer, porque merece la pena. Hoy en día cuando vemos un maratón (42,195 kilómetros), no nos cabe en la cabeza que hace apenas cincuenta años, la mujer tenía prohibida su participación en esos eventos. Los argumentos que barajaban para explicar dicha prohibición eran: la incapacidad física de la mujer en correr más de 200 metros; que tales ejercicios podían dañar su “aparato reproductor” y quedar estériles; o ya para rizar el rizo, que tal esfuerzo podía provocarles un envejecimiento prematuro. A pesar de que estudios científicos probaron que estas teorías eran totalmente infundadas, a la mujer se le siguió prohibiendo participar en eventos deportivos de esa índole.

Fotografía: recuerdos de pandora. https://www.flickr.com/photos/recuerdosdepandora

La carrera que supondría un paso hacia adelante para la igualdad, fue el Maratón de Boston. Ya en 1966 Roberta “Bobbi” Gibb, corrió la carrera pero sin estar inscrita y su hazaña no tuvo apenas repercusión. Sería, en 1967 cuando Kathrine V. Switzer, desafiando a todas las normas, se inscribió con el nombre de Katherine V. Switzer cruzando la línea de salida con el dorsal 261, sin que los organizadores sospecharan que se trataba de una mujer. En la carrera estuvo acompañada por su entrenador Arnie, y por su novio Tom, jugador de fútbol americano, cuya presencia sería crucial para que Katherine V. Switzer consiguiera su reto, ya que en la mitad de la prueba, uno de los jueces, también codirector de la Maratón, Jock Semple, al verla correr y con un dorsal, intentó pararla gritándole: “¡Fuera de mi carrera!”, no lo consiguió, Arnie y Tom lo impidieron, y Katherine V. Switzer siguió su marcha con el apoyo de todos los participantes.

Como bien dijeron los periódicos del momento: su “reto personal se había convertido en social”, ya que la fotografía del hecho corrió por todo el mundo. Tras 4 horas y 20 minutos, Kathrine llegó triunfante a la meta, en la entrevista que posteriormente le hicieron, ella afirmó que sabía que no sólo había alcanzado su reto, sino que había abierto un camino a muchas mujeres que como ella creían en la igualdad del hombre y de la mujer.

A pesar de todo, hasta el año 1972 no se permitió la participación femenina en el maratón de Boston; y hasta los Juegos Olímpicos de los Ángeles de 1984 no pudieron competir en esa distancia. ¡¡¡Incomprensible!!!

Nos encanta tener la oportunidad de ayudar a nuestras runners a conseguir sus objetivos y a superar sus límites… pero también nos gusta mirar en el pasado para rendir homenaje a quienes lograron cruzar la línea de lo imposible y cambiar el mundo. Sin duda Katherine V. Switzer fue una de esas personas.